Psicoterapia para perder peso
Eyaculación precoz, Disfunción eréctil, Urología, Incontinencia, Prolapso, Cistitis de repetición, Revisión de próstata, cistoscopias, histeroscopias, ginecología, clinica ginecologica, cliníca urológica, ginecologos, urólogos, endocrinos, médico estética

Podemos comer por hambre y podemos comer por ansiedad. 


La comida –como el sexo- puede sustituir el afecto que falta, la persona que se ha ido, o procurarnos las satisfacciones que no nos brinda la vida en otros ámbitos. La comida puede usarse como una muleta. 
Cuando esto ocurre con demasiada frecuencia, se convierte en hábito y rompe el equilibrio natural de hambre-saciedad, creando problemas en el peso y en la salud. 


Un escollo frecuente en las dietas son los estados psicológicos “incómodos” que afloran cuando prescindimos de esta muleta.

La terapia psicológica nos ayuda a ver con claridad qué nos quiere decir esa “ansiedad” que aparece cuando dejamos de comer. Sólo si identificamos la necesidad real podremos satisfacerla y salir del circuito: