Cuidado de la salud mental en el embarazo

Los trastornos relacionados con la Salud Mental son prevalentes en cualquier etapa de la vida, difiriendo en las frecuencias, en las expresiones y en sus abordajes terapéuticos.

El estudio de estas patologías ha ido cobrando importancia con el tiempo, luchando contra el estigma y promocionando un aumento en la calidad de vida y en la promoción de hábitos saludables.

El embarazo es un periodo vital sujeto a múltiples cambios fisiológicos y psicológicos que pueden relacionarse con un incremento en el riesgo de padecer un trastorno mental o de un malestar psíquico intenso. La realidad es que cualquiera, con independencia de su edad, nivel económico, cultural o étnico puede desarrollar un trastorno mental durante el embarazo y el postparto.

Estos trastornos van desde cuadros de ansiedad o de depresión reactivo que pueden ser manejados desde la psicoterapia a otros cuadros mucho más graves que pueden requerir la intervención farmacológica e incluso la hospitalización en una Unidad de Hospitalización Psiquiátrica.

Así se ha visto, por ejemplo, que 1 de cada 5 madres puede presentar algún tipo de trastorno mental durante el embarazo o en el postparto.

Estos trastornos dificultan el establecimiento y mantenimiento del vínculo materno-filial y el desarrollo de un correcto apego, lo que supone un vínculo trascendental en el desarrollo emocional del niño y que en los estudios está cobrando cada vez mayor importancia.

Existen muchas falsas ideas y falta de información sobre los diferentes tratamientos que existen en el embarazo, no siempre psicofarmacológicos. Esto, unido a la idealización de la maternidad que existe en la sociedad, incrementa el riesgo de aparición y cronificación de los trastornos mentales.

Por desgracia, no existen en el momento actual dispositivos específicos de abordaje de los problemas de Salud Mental en el embarazo y en el postparto.

f840b-457b9-1024x535_edited.jpg