Penescopia

Penescopia, virus del papiloma, cistoscopia, Eyaculación precoz, Disfunción eréctil, Urología, Incontinencia, Prolapso, Cistitis de repetición, Revisión de próstata, cistoscopias, histeroscopias, ginecología, clinica ginecologica, cliníca urológica, ginecologos, urólogos, endocrinos, médico estética

Penescopia

 

La penescopia es un procedimiento sencillo que permite detectar lesiones subclínicas imperceptibles a la observación simple, producidas por el virus del papiloma humano; orientando a su vez en la utilización de métodos de diagnóstico más complejos como estudios histopatológicos y de biología molecular.

 

Permite, una vez realizado el correcto diagnóstico, implementar medidas preventivas para evitar la diseminación de la pareja sexual.

 

Las ventajas de este procedimiento son su bajo coste y gran sensibilidad, adicionalmente es un examen ambulatorio y no tiene mayor riesgo.

 

Para realizar la penescopia se utiliza una solución de ácido acético al 5%, el cual cubrirá la zona a estudiar durante 3 a 5 minutos.

 

Posteriormente la piel es examinada minuciosamente con luz blanca y el auxilio de una lente de aumento.

Las lesiones consideradas positivas son aquellas acetoblancas, es decir aquellas que se tiñen de color blanco o se tornan brillantes al examen.

 

 

Recordemos que la infección del papiloma virus es multifocal, es decir afecta varias regiones.

Las zonas mas comprometidas son el glande y el surco balanoprepucial, pudiendo también estar afectadas el cuerpo peneano, el pubis, la fosa navicular de la uretra y la región anogenital.

 

Debemos recordar que no todas las lesiones acetoblancas positivas al estudio de penescopia equivalen a virus del papiloma humano, otras de las lesiones frecuentemente encontradas son las siguientes:

 

  • Liquen plano

  • Liquen escleroso y atrófico

  • Psoriasis

  • Candidiasis

  • Lesiones traumáticas

  • Lesiones por cáusticos

  • Glándulas de la corona y parafrenillo

 

Otro objetivo importante es determinar la extensión y profundidad de las lesiones precancerosas o de infección subclínica (no visible al ojo humano) ocasionadas por el vph para seleccionar el tratamiento adecuado.