Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
Eyaculación precoz, Disfunción eréctil, Urología, Incontinencia, Prolapso, Cistitis de repetición, Revisión de próstata, cistoscopias, histeroscopias, ginecología, clinica ginecologica, cliníca urológica, ginecologos, urólogos, endocrinos, médico estética

El trastorno obsesivo compulsivo, tiene un patrón de pensamientos y miedos irracionales (obsesiones) que te hacen tener comportamientos repetitivos (compulsiones). Estas obsesiones y compulsiones interfieren en las actividades diarias y causan mucha angustia.

Tal vez intentes ignorar o detener tus obsesiones, pero eso solo aumenta la angustia y la ansiedad. En última instancia, sientes la necesidad de realizar actos compulsivos para intentar aliviar el estrés. A pesar de los esfuerzos para ignorar o eliminar los pensamientos o necesidades que te molestan, estos vuelven una y otra vez. Esto produce un comportamiento más ritualista: el círculo vicioso del TOC.

El TOC suele centrarse en determinados temas, por ejemplo, un miedo a contaminarse con gérmenes. Para aliviar el miedo a contaminarse, puede que te laves las manos compulsivamente hasta que estén doloridas y agrietadas.

Si tienes TOC, tal vez sientas pena y vergüenza por la enfermedad, pero el tratamiento puede ser eficaz y ayudarte a mejorar tu vida.

 La gravedad varía. 

En general, el TOC se inicia en la adolescencia o en la juventud. Los síntomas suelen manifestarse de manera gradual y varían en cuanto a gravedad durante toda la vida. 

Por lo general, empeoran cuando sientes más estrés. El TOC, que generalmente se considera un trastorno crónico, puede tener síntomas leves a moderados, o puede ser tan grave y prolongado que incapacita.

Cuándo consultar con el médico

Hay una diferencia entre ser perfeccionista (por ejemplo, alguien que exige resultados o desempeño sin errores) y tener TOC. Los pensamientos que genera el TOC no son simplemente preocupaciones excesivas sobre problemas reales de la vida ni preferir tener las cosas limpias u ordenadas de una manera específica.

 

Si tus obsesiones y compulsiones afectan tu calidad de vida, consulta con  un profesional en salud mental.