¿Por que estoy gordo?

En numerosas ocasiones hemos escuchado eso de que “como poco y engordo y, en cambio, otras personas comen mucho más y no engordan”. ¿A qué se debe?

th_73d9f63cbf68d5d7391d41bb4dcbecbf_por-que-estoy-gordo-quiron.jpg

¿Por qué estoy gordo?

Ninguna magia: el peso es una cuestión de balance energético. Más aún, del equilibrio entre el consumo energético y el gasto energético. Tu consumo energético es fundamentalmente tu ingesta calórica, es decir, dependerá de tu dieta. Tu gasto energético, sin embargo, depende de:

  • Tu edad / etapa de crecimiento.

  • Tu altura.

  • Tu peso.

  • La actividad física que realices.

  • El efecto termogénico de los alimentos o el consumo de calorías que implica el proceso de la digestión. Así, si se realizan distintas comidas o tomas de alimentos a lo largo del día, se consumirá más energía.

Así que, si no padeces ningún problema metabólico, tu sobrepeso se debe a que tu ingesta calórica es superior a tu gasto energético.

¿Por qué he engordado en la menopausia?

En momentos puntuales, sin embargo, se engorda por causas diversas al balance energético. Es el caso de la menopausia: la ganancia de peso y los cambios en la silueta en esta etapa son una realidad y afectan a una de cada tres mujeres entre los 55 y 60 años.

Las causas son múltiples y variadas:

  • Disminuye el gasto energético en reposo (el cuerpo es ahora menos eficiente quemando la grasa).

  • Se da una reducción progresiva de la actividad física.

  • Descienden los niveles de estrógenos, lo que contribuye a condicionar una menor sensación de saciedad.

  • Aumenta la grasa a nivel abdominal (incremento del tejido graso y disminución del tejido magro).

¿Por qué mi hijo está gordo?

Aunque “¡pero si no toma cosas que engorden y hace ejercicio!” sea una de las frases más escuchadas en las consultas de endocrinología pediátrica, la mayoría de los casos de obesidad infantil y juvenil se deben a que la ingesta calórica es superior al gasto energético. Y es que, en general, tenemos una mala percepción del aporte calórico de muchos alimentos de consumo frecuente, que nos aportan muchas calorías en cantidades no muy grandes. Hablamos de los denominados “alimentos trampa”:

  • chocolates (solo un trocito después de comerse toda la verdura)